Categorías
Articulos Boletines News

Ballenas alimentándose en Bahía de Banderas

Queridos amigos de ECOBAC:

Algunos de ustedes recordarán que en la temporada 2011-2012 nuestras queridas ballenas jorobadas nos sorprendieron alimentándose en la Bahía de Banderas.

Ballenas jorobadas alimentándose en la Bahía de Banderas, temporada invernal 2011-2012.

 

Como es bien sabido las ballenas jorobadas se alimentan durante el verano en latitudes altas y en el invierno viajan a latitudes más tropicales a sus zonas de reproducción, como Bahía de Banderas, donde rara vez se alimentan.  Durante la época de reproducción las ballenas no tienen hambre gracias a su gran capa de grasa, así que cuando las vimos por primera vez alimentándose inmediatamente nos dimos a la tarea de recopilar la mayor información posible para tener un panorama completo de lo que estaba sucediendo.

Nunca pensamos que estaríamos registrando el evento de alimentación masivo de mayor duración de ballena jorobada en una zona de reproducción en el mundo.
Registramos un total de 26 registros distintos de alimentación en un periodo de 79 días entre diciembre 2011 y marzo 2012.  Las ballenas jorobadas alimentándose, eran en su mayoría adultos y se observaron de 1 a 50 ballenas comiendo en una misma área.

Esta no es la primera vez que se observan ballenas alimentándose en áreas de reproducción, ocasionalmente se han visto en el Golfo de California, Oaxaca, Brasil y Nicaragua entre otros lugares. Sin embargo, generalmente son ballenas solitarias, en su mayoría juveniles y normalmente se trata de eventos de alimentación espaciados entre sí.

 

 Debido a la relevancia de esta información es que decidimos hacer un artículo científico, el cual se publicó en
Revista Latin American Journal of Aquatic Mammals
el 30 de septiembre 2019.

 

En el artículo concluimos que la población de ballenas jorobadas del Pacífico Norte Oriental se alimentará de manera oportunista cuando haya recursos de presas disponibles, cambiando los patrones de migración y comportamiento para explotar con éxito las fuentes de alimentos disponibles para sobrevivir.

 

Ésta es la anchoveta de la cual se estuvieron alimentándo las ballenas jorobadas.

Las ballenas jorobadas pueden proporcionar información sobre las consecuencias biológicas de las fluctuaciones climáticas interanuales, fundamentales para las predicciones de los ecosistemas relacionadas con el cambio climático global.

Con la población de ballenas jorobadas de México ahora clasificada como “Amenazada” y la población de Centro América como “En peligro” (NOAA, 2016), es esencial que se investigue este fenómeno de alimentación regional, para ayudar en el manejo exitoso de la población y comprender mejor las consecuencias globales del cambio climático.

 

Si quieres aprender más sobre este interesante caso puedes consultar el artículo:

Frisch-Jordán, A., Ransome, N.L., Aranda-Mena, O and Romo-Sirvent, F. (2019) Intensive feeding of humpback whales (Megaptera novaeangliae) in the breeding ground of Banderas Bay, Mexico.

http://lajamjournal.org/index.php/lajam/article/view/691

Agradecemos a los coatuores Nicky Ransome, Oscar Aranda y Fernando Romo.

 

Heces de una ballena a punto de sumergirse, 8 de Febrero, 2012.

 

¡Gracias y hasta la próxima!